ENTREVISTA A MARIO SIPERMAN TECLADISTA DE LFC

Parece una tarde soleada de abril que a simple vista engaña, el sol se cuela por las rendijas con tibieza de primavera. Prácticamente toda la entrevista se llevó a cabo desde la planta alta, donde cada tanto pudimos espiar gracias al entrevistado, como se ve desde aquel balcón, ese barrio marplatense, las calles sin mucho movimiento que a medida que avanzaba el reportaje, va contrastando con el pasado de casi 30 años. No solo la localidad; la vivienda, una casa que si tuviera alma y conciencia, jamás habría imaginado ser parte fundamental de un pedazo del rock argentino, un rincón en el mundo, de paredes y techo que cobijó los primeros pasos de Los Fabulosos Cadillacs.

 

Mario Siperman está del otro lado del teléfono, mejor dicho del celular, que para estos tiempos dejó de ser utilizado para llamar, hoy convertido en calculadora, despertador, video juegos, reproductor de musica y videos, navegador de internet y claro está, poder hacer videollamadas y acercarnos un poco entre tanta lejanía de pandemia. Sonriente y en una charla amiga, descontracturada y con muchas emociones que van apareciendo con el correr de los minutos. Él está ahí, en la casa que vio nacer a los Fabulosos Cadillacs. Hoy casi convertida en museo íntimo con las paredes cubiertas de cuadros de afiches de diferentes presentaciones que la banda dio en Argentina, Latinoamérica y Miami. Se mezclan con los recuerdos familiares de los dueños de casa, las paredes huelen a canciones y a sonidos experimentales que dieron brillo a cientos de canciones incluidas en la vasta trayectoria de la banda.

 

La entrevista que no tiene desperdicio (se puede ver desde nuestro canal de Youtube) recorre aquellos años de adolescencia de Vicentico y compañía, cuando soñaban simplemente con cantar en público y lograr grabar un disco sin demasiadas pretensiones. Es que justamente como dice Mario (el tecladista histórico de LFC) quizás, ahí radica parte del éxito alcanzado, porque las cosas se fueron dando solas, no se buscó la fama y disfrutaron cada paso e hicieron de los tropiezos una experiencia de vida personal y para el grupo, que hoy es considerado uno de los más importantes de nuestro rock. Han sabido siempre acomodarse y quizás musicalmente fueron los que se atrevieron a más, rompiendo los cánones establecidos; pasando por el Ska, el rock, probando ritmos caribeños, y como olvidar la batucada de “Matador” que hizo bailar hasta la santa María de los Buenos Aires y todos los aportes  instrumentales que los caracteriza y distingue del resto.

 

Mario habla del pasado, de la construcción de la historia, de los golpes, de los discos que marcaron un antes y un después, habla de la música que los inspiró y de los artistas que fueron una estrella en el horizonte (no vamos a spoilear), No deja de hacer mención al último concierto que no fue por culpa del covid y llegando al final de la entrevista, nos adentra en sus proyectos personales, más personales e independientes como el de Gigio & Spiker. Además que admite que en estos tiempos recluido sin shows, le permitió explorar y concretar nuevos proyectos, la pandemia no fue ninguna excusa para dejar de trabajar, sino todo lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.